Inicio Noticias

¿Condón femenino? Un método extraño e ignorado en Oaxaca

“¡No, tiene mucho tiempo que se dejaron de enviar! Es muy poca la demanda. En las pláticas de planificación familiar se da la orientación, pero el único que tenemos es el de nuestro muestrario y ¡ya lleva años!”.

En Oaxaca existe un abismo entre la apropiación de las mujeres sobre su cuerpo y la responsabilidad compartida de evitar embarazos no planeados o enfermedades de transmisión sexual. Si se habla poco o casi nada sobre las ventajas del uso del condón femenino, encontrarlo es todavía más difícil.

De los 3.5 millones de métodos anticonceptivos que los Servicios de Salud de Oaxaca recibieron del Gobierno Federal para distribuir en 2017, dos millones son condones masculinos y sólo 20 mil femeninos, los cuales deberían estar disponibles de manera gratuita en 870 unidades médicas.

“El Estado ya distribuyó esos insumos”, dice con seguridad el responsable estatal de Planificación Familiar, Jorge Iván Galindo Santiago. La afirmación es muy fácil de echar abajo con un recorrido por los centros de Salud.

“No, no tenemos en existencia y no le podría decir que van a llegar el otro mes porque hace mucho que no nos lo surten”, dice con tranquilidad personal que se encarga de la farmacia del centro de salud de la agencia de San Martín Mexicápam, una de las 13 agencias que conforman el municipio de Oaxaca de Juárez.

Un método “extraño”

“No, no los manejamos”, es la contestación tajante en la farmacia de la agencia del centro de salud en Pueblo Nuevo. “¿Condones femeninos?”, es la pregunta que se formula el encargado del archivo de otro centro en Trinidad de Viguera antes de responder:

“¡No, tiene mucho tiempo que se dejaron de enviar! Es muy poca la demanda. En las pláticas de planificación familiar se da la orientación, pero el único que tenemos es el de nuestro muestrario y ¡ya lleva años!”.

Preguntar en el centro de salud de la colonia América, en la ciudad de Oaxaca, también implica sorpresa, pero la encargada de la farmacia acepta buscar antes de responder. “¡Déjeme ver!”, la joven toma sus llaves, abre una gaveta debajo del mostrador y encuentra diez condones femeninos, verifica que caducan en 2020 y los muestra.

“¿A cuántos tengo derecho?”, se le pregunta y empieza a recorrer la unidad médica en un intento por encontrar la respuesta que ignora. En la jefatura de enfermería la respuesta se formula con una visión equitativa: “¿Cuántos condones se le dan al mes a un hombre?, pregunta un enfermero y una colega dice: “¡12!”. Su lógica indica que una mujer que así lo solicite debería recibir de manera gratuita 12 condones femeninos, pero ahí sólo hay en existencia 10.
Poder decidir

Para el responsable del programa de Planificación Familiar los métodos anticonceptivos que se distribuyen en las unidades médicas “dependen del director en turno, porque ellos son quienes solicitan el insumo”.

En opinión de la Coordinadora estatal de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en Oaxaca (ddser), Mayra Morales Aldaz, preocupa que haya una diferencia abismal entre la cantidad de condones masculinos y los femeninos que hay disponibles.

“Es parte del empoderamiento de las mujeres y el ejercicio real de sus derechos sexuales y reproductivos. Se trata de un acceso a nivel de información, de sensibilización y disposición de insumos para decidir qué método anticonceptivo usar”.

Control natal o empoderamiento

Esa visión la enriquece Niz Yamille Gómez Hernández, de la colectiva Mujeres Lilas, quien no está de acuerdo que la compra y distribución de métodos anticonceptivos se vincule más al control de la natalidad y se delegue esa responsabilidad a las mujeres, en quienes no se fomenta el autoconocimiento de su propio cuerpo.

La poca familiaridad de las mujeres con el uso del condón femenino o las dificultades para tener acceso a éste de manera gratuita tiene que ver con diversos factores que integran una suerte de círculo que limita el ejercicio libre de la sexualidad.

El tabú en torno a la sexualidad; que a las mujeres no se les enseñe o permita tocarse y conocer su propio cuerpo; el acto sexual basado en una lógica de dominación masculina donde ella “lo acepta todo” y confía en él, dejan de lado el asunto de la responsabilidad sexual compartida.

Mientras en Oaxaca se carezcan de acciones que, de manera sencilla, amigable y sensible difundan la existencia de condones femeninos, el derecho de las mujeres a adquirirlos de manera gratuita, sus beneficios, cómo usarlos y dónde encontrarlos, la demanda seguirá siendo nula y su disposición todavía menor.

Con información de NVI Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *