Opinión

Escuela Normal de Profesoras: primera generación de normalistas chiapanecas por Tatiana Jiménez

Tatiana Jiménez es licenciada en historia por la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, realizó estudios de maestría en el Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica.

En Chiapas el proyecto modernizador de Porfirio Díaz se cristalizó hasta la llegada de Emilio Rabasa a la gubernatura del Estado. En la última década del siglo XIX se suscitaron una serie de cambios que, según Thomas Benjamin, serán inicio de la historia moderna de Chiapas.

En 1891 Emilio Rabasa fue elegido candidato, determinada por los intereses de Porfirio Díaz. Fue el gobernador que decidió trasladar el gobierno estatal a Tuxtla Gutiérrez en 1892. Durante la gestiónn de Rabasa se otorgó un impulso a la educación básica.

Abriendo brecha en este campo, los gobiernos posteriores como el de Rafael Pimentel, en 1902 se conformaría la Escuela Normal para Profesoras de instrucción primaria. Para ingresar a esa escuela era necesario que las candidatas tuvieran más de catorce años de edad, estuvieran vacunadas y hubieran concluido sus estudios de educación primaria.

La creación de la normal femenina en Chiapas fue una extensión de las políticas del gobierno de Porfirio Díaz; seguía presente la idea de que las mujeres eran transmisoras de cultura, y acorde con las políticas educativas del centro, en Chiapas se creó la Normal para Profesoras.

Esta institución se inauguró en la modalidad de internado y tenía como función principal preparar docentes que educaran a las futuras generaciones. En el interior de la escuela todo era coordinado por mujeres: se designó como directora a Soledad Bahena, quien se encargaba de velar por la administración del plantel. Sin embargo, la escuela imponía muchas normas de conducta y supervisaban que sus conductas fueran ‘’irreprochables’’ pues la moral tratándose de mujeres era muy estricta.

Las reformas modernizados y educativas impulsadas durante el Porfiriato en todo el país permitieron que en Chiapas las mujeres se incorporarán a las escuelas, a la vida intelectual y muchas también al trabajo asalariado. La educación y el trabajo femenino importarían en la vida política de Chiapas de forma contundente en el periodo posterior a la Revolución.

En el gobierno de Ramón Rabasa, en 1907, egresó de la Escuela Normal de Profesoras la primera generación de normalistas, quienes fueron asignadas a diferentes escuelas primarias de la entidad.

Foto: Maestras de la Escuela Primaria Federal “Valentín Gómez Farías”, en la ciudad de Teopisca, Chiapas, México, en plena faena en la hortaliza de la escuela. De izquierda a derecha, la maestra Blanquita, la que sigue lamento no identificarla, enseguida, la maestra Florinda y por último la maestra Isabel de Urbina (Maestra Chabela).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *