Alerta de Género

A Marcela, mujer tzotzil, la asesinó su esposo en Chalchihuitan, Chiapas en presencia de dos de sus hijas

Gely Pacheco/ Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 02 de agosto.- El feminicidio de Marcela se registró en diciembre del año pasado. En una semana en el que diferentes medios de comunicación reportaron cuatro feminicidios en menos de siete días, paraje Kanteal en el municipio de Chalchihuitán fue uno de ellos.

Desde tres años Marcela, sufría de golpes y maltratos por parte de su segundo esposo Mariano, quien terminó de asesinándola. Dejando desamparados a sus hijos e hijas.

Celia, hija de Marcela comenta que: ‘’El 23 de diciembre del 2017 cuando la familia tenía planeado pasar el 24 con mi mamá debido a las fiestas para darle una sorpresa,. Supuestamente le íbamos a dar una sorpresa nos la llevamos nosotros. Ese señor, citó a mi mamá en una casa porque supuestamente la iban a limpiar y cortar mazorca de maíz y ahí la dejo muerta debido a los golpes que recibió’’.

‘’Una de mis hermanas le marcó a mi mamá pero ya no contestó, otro día se bajo mi hermana y llegó a esa casa donde vio a mi mamá muerta.

Celia relata el feminicidio de su madre Marcela en paraje Kanteal, Chalchihuitan

#Chiapas | Chalchihuitán es uno de los municipios de la zona altos de Chiapas que cuenta con la Alerta de Violencia de Género que se encuentra a cargo de la Fiscalía General del Estado de Chiapas por violencia estructural y feminicida hacia las mujeres. Celia hija de Marcela nos relata el feminicidio de su madre, quien fue asesinada por Mariano, el pasado 23 de diciembre en paraje Kanteal comunidad de Chalchihuitán por lo que pide justicia y que no quede impune el asesinato de su madre ya que el asesino puede quedar en libertad.La Red Colectiva Ciudadana para la Prevención de la Violencia Feminicida se encuentra dándole acompañamiento tanto en el proceso legal como en lo emocional.

Geplaatst door Voces Feminista op Dinsdag 23 januari 2018

 

Celia, denuncia y exige justicia para no dejar en libertad al asesino de su madre, quien corre el peligro de salir libre a pesar de las pruebas presentadas. La Red Colectiva Ciudadana para la Prevención de la Violencia Feminicida se encuentra dando acompañamiento a la familia de Marcela quien el día lunes se llevará a cabo una audiencia determinante para el caso.

Se reiniciará el juicio oral en contra de Mariano, feminicida de Marcela Sánchez, el lunes 6 de agosto por medio de una audiencia, es importante recordar que el autor material del delito era esposo de la víctima y cometió el feminicidio en presencia de dos de sus hijas, lo cual no solo establece las causales de género y odio hacia las mujeres, si no que hay prueba contundente para que el juez de la causa otorgue medidas de reparación, medidas precautorias, sentencia condenatoria y sobre todo utilice el Protocolo Latinoamericano de investigación para juzgar con perspectiva de género.

Alerta de género en la región Altos de Chiapas

Chalchihuitán, es un municipio compuesto por población mayoritariamente indígena que tiene como lengua materna el tzotzil. Es uno de los municipios que cuenta con la Declaratoria de la Alerta de Violencia de Género en Chiapas en la cual se requieren acciones específicas para la región de los Altos de Chiapas, la cual incluye los municipios de Aldama, Amatenango del Valle, Chalchihuitán, Chamula, Shanal, Chenalhó, Huiztán, Larráinzar, Mitontic, Oxchuc, Pantelhó, San Cristóbal de las Casas, San Juan Cancuc, Santiago El Pinar, Tenejapa, Teopisca y Zinacantán.

Las mujeres indígenas sufren mucho más altas tasas de pobreza y analfabetismo, así como menor participación en la vida política de México y Chiapas, de acuerdo al atlas regional de mujeres rurales de la FAO.

Las mujeres indígenas se enfrentan a una triple discriminación que incluye la pobreza, el género y la etnia, tanto dentro como fuera de sus comunidades, lo que las vulnera terriblemente.

Las mujeres de municipios y comunidades compuesto en su mayoría por población indígena, sufre de maltratos y amenazas por parte de sus esposos. Por lo que los usos y costumbres no deben estar por encima del respeto a los derechos humanos de las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *