Sin categoría

Una administración sin áreas de género, un retroceso para los logros de las luchas feministas

Hace casi dos semana por medio de redes sociales circulaba un “Comunicado feminista a AMLO”,  para su firma, entre las feministas, activistas y promotoras de los derechos humanos una carta por el navegador Google en la que lamentan que en el equipo de transición del presidente electo se busque desaparecer las Unidades de Género de las dependencias del gobierno.

Sin embargo del pasado viernes 26 de octubre al 27 de octubre cuando más mujeres se querían sumar a la petición, ya no se podía realizar o abrir y destacaba la leyenda de: “Ya no se aceptan más respuestas en el formulario Comunicado feminista a AMLO. Prueba a ponerte en contacto con el propietario del formulario si crees que se trata de un error.”

Las compañeras feministas, activistas y defensoras de los derechos humanos cuestionaban los lineamientos del nuevo gobierno federal de México que se especifican en la “Guía y criterios generales para el inicio y continuidad de la administración” documento que habría preparado el equipo del próximo subsecretario de Egreso.

Específicamente en la página 3 en el punto 14.8 de la Guía y criterios menciona la desaparición de las áreas de genero, como medida para el “ahorro presupuestal”. Estas acciones “de implementarse, constituirá un verdadero retroceso. Las Unidades de Género han sido un factor importante para el sistema de igualdad y para trabajar al menos desde la administración pública, en temas naturalizados y normalizados como el acoso y hostigamiento sexual laboral”.

Página 3

Ante el alza de feminicidios en México eliminar las Unidades de Género son un completo retroceso para continuar con el trabajo de la eliminación de la Violencia de Género contra todas las Mujeres de México, es un retroceso para todas aquellas mujeres activistas, legisladoras y políticas y más que han luchado por una transversalidad con perspectiva de género y el derecho de las mujeres.

Este gobierno del “cambio verdadero” de la “cuarta transformación” no puede ser participe de una agenda que no tenga políticas publicas de género, incluyentes y paritaria. No se puede dejar a un lado a la mitad de la población.

“La tarea implica menos simulación y más pedagogía. La democracia paritaria exige más acciones concretas que erradiquen las actitudes y prácticas que deslegitiman el funcionamiento de un sistema democrático que debería ser incluyente y que aún no ha podido resolver los problemas básicos de la sociedad. Más educación basada en la tolerancia, el respeto mutuo, la diversidad y la igualdad. Más cambios para despatriarcalizar las estructuras sociales y profundizar en la feminización real de la política y la sociedad. Estos son, a mi juicio, los antídotos a una democracia simulada.” escribe  Flavia Freidenberg, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM en una columna para el portal Animal Político.

Aunque por el momento el gobierno entrante no ha dado un comunicado en respuesta al documento que circula, nos hace pensar que ante el silencio es posible que esta Guía se tomada en cuenta y ante esta terrible decisión para todas las mujeres nos hace cuestionar ¿Qué vamos hacer?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *